Atención médica en condiciones extremas

Share Button


En Cochoapa El Grande, un municipio asentado en la Montaña Alta de Guerrero, la gente muere de diabetes, tuberculosis o presión alta al no contar atención médica regular ni tampoco la medicina suficiente para atender malestares menores, pues –si tienen suerte–  los doctores van dos días cada cada cuatro o cinco meses.

Para los habitantes de las 52 comunidades que conforman este municipio, ir al médico implica caminar tres días para llegar a la cabecera municipal. De contar con 150 o 200 pesos, pueden viajar en alguna camioneta con redilas por seis horas y, luego, caminarán cinco horas más.

“Estamos muriendo de diabetes, de tuberculosis, de presión alta, de presión baja, pero ¡no hay nada! Y lo que hay nos lo cobran. Cobran hasta en 500 pesos un suero. No hay ni para comer, ¿cómo vamos a pagar eso? Por eso nos estamos muriendo”, cuenta a Eje Central, Petra Martínez, una de las habitantes de este municipio.

Este panorama es constante en las poblaciones con menos recursos económicos familiares, con altas carencias de infraestructura urbana; la falta de servicios médicos agrava la situación de los enfermos.

Morir de diabetes. En comunidades como Cochoapa El Grande en Guerrero, la gente no tiene acceso a los servicios de salud.   Foto: Angélica Ortiz, Eje Central
Morir de diabetes. En comunidades como Cochoapa El Grande en Guerrero, la gente no tiene acceso a los servicios de salud. Foto: Angélica Ortiz, Eje Central

Atención internacional

En Nayarit, en los años 80, 90 y hasta 2006 prosperó atención médica para quienes se encontraban en situación similar. Laura del Valle, siendo profesora clínica asociada al Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria en la Universidad de San Francisco, California (UCSF), en la Escuela de Medicina, inició consulta y tratamiento para la comunidad de Las Varas, municipio de Compostela.

Esta fue la sede del primer esfuerzo de la doctora Laura del Valle por atender a familias marginadas en Nayarit.  Foto: Archivo Casa Clínica Campesina
Esta fue la sede del primer esfuerzo de la doctora Laura del Valle por atender a familias marginadas en Nayarit. Foto: Archivo Casa Clínica Campesina

Desde 1985, Laura del Valle realizó cursos, talleres y enseñanza clínica bajo el programa “Las enfermedades más comunies en poblaciones marginadas, la pobreza como patología social subyacente y el manejo integral con recursos limitados”, en el que integró a estudiantes de medicina en rotaciones internacionales en Latinoamérica.

La atención a enfermos pobres coordinada por Laura del Valle en Las Varas, Nayarit, fue supervisada por el programa de la Universidad de San Francisco, California, como puede verse en la acreditación.  Foto: Archivo Casa Clínica Campesina
La atención a enfermos pobres coordinada por Laura del Valle en Las Varas, Nayarit, fue supervisada por el programa de la Universidad de San Francisco, California, como puede verse en la acreditación. Foto: Archivo Casa Clínica Campesina

En Compostela, Nayarit, Del Valle coordinó un programa especial que dio tratamiento integral a los pacientes. Desde 1985 y hasta 2009, sostuvo el Centro de Atención Integral a las familias, ubicado en la comunidad de Las Varas, clínica de medicina primaria y apoyo psicológico y económico para pacientes con enfermedades críticas que incluyó programas de educación para adultos, apoyo legal y creó una cooperativa de costureras y otra de lanchas turísticas.
La atención fue gratuita para 14 mil familias en todos esos años.

Ahí, Laura del Valle dirigió un programa de rotación médica de Medicina Rural enfocado en el manejo integral del paciente y su familia; de 1986 a 2006, colaboraron 2 mil pasantes de universidades mexicanas y extranjeras.

En esta casa se dio tratamiento integral a pacientes de escasos recursos económicos, con médicos egresantes de universidades mexicanas y extranjeras.  Acreditación de foto: Foto: Archivo Casa Clínica Campesina
En esta casa se dio tratamiento integral a pacientes de escasos recursos económicos, con médicos egresantes de universidades mexicanas y extranjeras. Acreditación de foto: Foto: Archivo Casa Clínica Campesina
Facebook Comments
Share Button

About the author

Related

El virrey estaba en Puebla de los Ángeles y todos los conventos y beaterios le habían mandado guisos extraordinarios para su mesa, pero del convento de santa Rosa aún no le habían enviado nada.