El cuidado de las uñas es importante, especialmente si usas mucho las manos para trabajar. Ya sea que trabajes en una oficina o te ensucies las manos, tus uñas recibirán un determinado desgaste. Además, parte de sentirte segura de ti misma se encuentra en cómo se mantienen las uñas.

Puede resultar hasta maravilloso para muchas tomarse el tiempo para cuidar las uñas. Ya sea que te tomes una o dos horas y vayas a un salón cerca de ti, o si te haces tú misma tu propia rutina de cuidado para uñas en la comodidad de tu casa, algo acerca de tener uñas bellamente cuidadas te hace sentir bien.

Un increíble 60% de las mujeres se arreglan las uñas mensualmente, pero ¿es realmente importante el cuidado de las uñas? ¿Es solo un lujo que se disfruta de vez en cuando? Resulta que cuidar tus uñas puede ayudarte a determinar la salud de tu cuerpo y es esencial para la salud de tus manos.

Usamos nuestras manos para prácticamente todo, todos los días. Si no muestras amor a tus uñas, esto podría causar infecciones fúngicas o bacterianas en los pliegues de las uñas (la piel que rodea el lecho ungueal), lo que podría conducir a problemas de salud más graves. Tus uñas actúan como indicadores de desnutrición, enfermedad renal, enfermedad hepática y otros problemas de salud. Comunícate con tu proveedor de atención médica de inmediato si notas decoloración severa en o alrededor de tus uñas.

Piensa en tus uñas de manos y pies como pequeños escudos que protegen tus dedos de las manos y los pies; no mantener tus uñas saludables hace que el tejido debajo de ellas sea vulnerable a la infección a través de las cosas que tocas todos los días. Según los dermatólogos, las uñas se consideran saludables si su color es consistente y su textura es suave.

Toda persona adulta debe cortarse las uñas semanalmente, ya que los gérmenes pueden quedar atrapados debajo de la uña y causar infección.

Consejos para el cuidado adecuado de las uñas

  1. Mantén tus manos muy limpias: Antes de hacer cualquier cosa, es importante asegurarte de que tus uñas y la piel que las rodea estén completamente libres de suciedad. Luego, elimina todos los rastros de tu último esmalte de uñas con un removedor sin acetona. Se recomienda que le apliques jabón a un cepillo de dientes y luego frotes suavemente las uñas y la piel. Esto eliminará la suciedad y exfoliará cualquier piel muerta sin la necesidad de productos químicos fuertes.
  • Sé amable con tus uñas: Tus uñas son delicadas y frotarlas con demasiada brusquedad puede exponerte a una infección. Procura no usar herramientas metálicas debajo de la uña, ya que excavar demasiado puede hacer que la placa de la uña se separe de la piel.
  • Corta tus uñas regularmente: Recortas las uñas regularmente son importantes para tus uñas. Por lo tanto, reserva un tiempo para cortarlas cada una o dos semanas, ajustándote con más o menos frecuencia una vez que veas cómo responden tus uñas. Las uñas largas son hermosas, pero si eres una persona a quien se le rompen las uñas, se recomienda que las mantengas cortas.
  • Mantén siempre una lima de uñas a mano: Si eres alguien cuya rutina de trabajo o gimnasio causa mucho desgaste, se sugiere mantener una lima de uñas a mano para suavizar los bordes ásperos que se produzcan en el acto. Igualmente, se sugiere que uses una lima de vidrio, también llamada lima de cristal, ya que crea un borde uniforme para la uña y se puede usar en las uñas más débiles y quebradizas.
  • Deja tus cutículas en paz: La cutícula tiene un propósito muy importante para servir: sella el área en la base de la uña. Entonces, cuando cortas o retiras la cutícula, rompes el sello de protección, dejándolo vulnerable a las bacterias y la posibilidad de infección. Cuanto más dejes las cutículas solas, más te lo agradecerán tus uñas. Si aun así quieres minimizar tus cutículas, se recomienda que empujes suavemente la cutícula una vez por semana luego de salir de la ducha, y posteriormente masajéala con un aceite de cutícula o loción espesa y cremosa.