El Tianguis de Tlatelolco

Share Button

[retweet]

[dropcap style=”font-size: 60px; color: #9b9b9b;”] E [/dropcap]l mercado de Tlatelolco asombró a Cortés por su perfección y magnitud. Llegaban productos de todos los sitios para vender y la gente acudía a adquirir estos productos, también comían y bebían. Era el lugar de reunión pública más frecuentado.

Quienes lo describen maravillados dicen: Había chiles de todas formas y colores, frijoles pintos y jaspeados, maíz, tortillas, calabazas, chilacayotes, camotes, mesquites, nopales, achiote y xoconastli, huitlacoche y cacomite, quelites, quintoniles, huazontles y el aromático epazote.

Y que decir de las frutas, todas acomodadas en perfecta simetría: mamey, chirimoya, guanábanas, tejocotes, capulines, zapote blanco y prieto, aguacate, nuez, jícama y cacahuate.

Facebook Comments
Share Button

About the author

Related

El virrey estaba en Puebla de los Ángeles y todos los conventos y beaterios le habían mandado guisos extraordinarios para su mesa, pero del convento de santa Rosa aún no le habían enviado nada.

Las tradicionales cemitas fueron uno de los tipos populares de pan y en la actualidad siguen elaborándose casi de la misma forma.

Deja un comentario